volver

Porsche 911 GT3: la bestia deportiva, ahora con 500 CV

Desde la generación 996 no ha habido una que no haya contado en su gama con, al menos, dos versiones, una evolucionada respecto a su predecesora, del Porsche 911 GT3. Este ritmo, sostenido en los 997, se mantiene en la actual gama. Los Porsche 911 991 estrenan ahora la que sería su segunda variante GT3 y en la que el motor de 3,8 litros y 475 CV deja lugar a otro seis cilindros: se trata de un 4 litros atmosférico de 500 CV y que desarrolla un par máximo de 46,9 mkg, es decir, 2 más que su antecesor. Se trata del mismo motor que, desde finales del año pasado, emplean los Porsche 911 GT3 Cup en competición aunque, en este caso, con 480 CV.

La clave para que este motor alcance tanta potencia prescindiendo de cualquier tipo de sobrealimentación está en su capacidad para girar a regímenes muy altos: alcanza las 9.000 vueltas, cumpliendo así con un requisito imprescindible para un Porsche 911 deportivo. Una de las particularidades de la distribución de este GT3 es que carece de taqués hidráulicos, elementos que podrían perjudicar un funcionamiento tan rápido, y las válvulas se apoyan directamente sobre los árboles de distribución. Además la relación de compresión de este motor es muy alta (13,3 a 1), la lubricación es por cárter seco con depósito de aceite independiente, la bielas de titanio… características que dejan a las claras el carácter exclusivo de este motor.

Sus 1.430 kg y 500 CV da origen a una relación peso/potencia de 2,86 kg/CV —2,47 kg/CV en la versión de carreras—. Gracias a ella el nuevo Porsche 911 GT3 acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 s, lo que supone limar una décima a la versión sustituida; en tanto que la velocidad máxima es de 318 o 320 km/h, según emplee la caja automática PDK de siete marchas o la manual de seis, algo más ligera y denominada GT con un volante de inercia bimasa. En este caso, se cuenta con un modo deportivo que realiza una sincronización más rápida del cambio.

Según el cambio, el Porsche 911 GT3 cuenta con el PTV o el PTV Plus, el Porsche Torque Vectoring Plus, un sistema que actúa realizando una distribución variable de par en las ruedas traseras, así como ajustando el trabajo del diferencial autoblocante mecánico (con el cambio manual) o electrónico (con el automático) según la aceleración, la guiñada —lo que el coche gira sobre su eje vertical— o la velocidad del coche, por ejemplo.

Por su parte, el control de estabilidad de Porsche (PSM) tiene en el GT3 un ajuste exclusivo y, por supuesto, puede inhabilitarse en dos pasos.

Es una de las aportaciones de un chasis revisado con un ajuste semejante al de los coches de la Porsche 911 GT3 Cup, con carrocería 2,5 cm más baja que un Porsche 911 Carrera S, por ejemplo. En opción, si se desea, es posible montar un sistema neumático en el eje delantero que llega a elevarlo 3 cm por debajo de 50 km/h.

Los Porsche 911 GT3 cuentan con dirección activa en el eje trasero, con lo que estas ruedas giran en el mismo sentido de las delanteras o el opuesto, según la velocidad. Además, y como todos los demás integrantes de la familia 911, también cuentan de serie con la suspensión activa PASM (Porsche Active Suspension Management) que modifica automáticamente el trabajo de la amortiguación según el firme y estilo de conducción. El conductor, no obstante, también tiene la posibilidad de elegir, mediante un botón, entre el ajuste normal, deportivo pero con un matiz de confort; o el deportivo, mucho más firme y seco, pero también más adecuado a una conducción extrema. Los neumáticos son unos 245/35 ZR20 en el eje delantero y unos 305/30 ZR20 en el eje trasero, montados sobre llantas de anclaje central y con control de presión. Los frenos cuentan con pinzas monobloque de seis y cuatro pistones, delante y detrás, y discos de 380 mm que, en opción, puede ser cerámicos, los PCCB.

Entre los cambios que se detectan en la carrocería está un alerón trasero de carbono 2 cm más alto que el de su antecesor para, así, contribuir al asentamiento del eje posterior a alta velocidad. El mismo material se emplea para el portón trasero. En cuanto a las partes delantera y trasera de la carrocería, están construidas en poliuretano de construcción ligera, con esferas huecas de cristal y elementos de fibra de carbono. De serie el Porsche 911 GT3 tiene faros bixenón y, quedan en opción, los de leds.

El interior del esta versión sigue caracterizándose por un volante de pequeño diámetro, con 36 cm —como el del Porsche 918 Spyderr—, y asientos deportivos con el anagrama GT3. Cuentan con regulación de altura e inclinación eléctricos. Opcionalmente, hay tres asientos deportivos más; del mismo modo que el paquete ClubSport permite dotar el habitáculo de una jaula antivuelco, interruptor de corriente, cinturón de seguridad de seis puntos y extintor.

El Porsche Communication Manager incluye la posibilidad de registrar datos de conducción y enviarlos a un teléfono móvil, contando así como los tiempos por vuelta. Incluso con desviaciones respecto a la trayectoria ideal, por ejemplo.

Fuente: autopista.es

Solicitar información

Reserve su cita en el taller

de la manera más fácil

Solicitar cita ahora

Ofertas